PROYECCIÓN / INTROYECCIÓN

Madrid, 2016...

 

Si buscamos en el diccionario el significado, en términos psicológicos de las palabras que dan título a este proyecto, obtenemos el siguiente resultado:

“La proyección es un mecanismo de defensa por el que el sujeto atribuye a otras personas las propias virtudes o defectos, incluso sus carencias (falta). En el caso de la proyección negativa, ésta opera en situaciones de conflicto emocional o amenaza de origen interno o externo, atribuyendo a otras personas u objetos los sentimientos, impulsos o pensamientos propios que resultan inaceptables para el sujeto. Se «proyectan» los sentimientos, pensamientos o deseos que no terminan de aceptarse como propios porque generan angustia o ansiedad, dirigiéndolos hacia algo o alguien y atribuyéndolos totalmente a este objeto externo. Por esta vía, la defensa psíquica logra poner estos contenidos amenazantes afuera. La proyección positiva se da cuando el sujeto atribuye a otra persona cualidades dignas de ser admiradas, envidiadas, amadas, etc. es un componente habitual, incluso necesario en el proceso del enamoramiento. El tipo de proyección que el sujeto realice dependerá de su estructura psíquica y de la introyección que haga de si mismo y su autopercepción.”

“La introyección es un proceso psicológico por el que se hacen propios rasgos, conductas u otros fragmentos del mundo que nos rodea, especialmente de la personalidad de otros sujetos.”

 

Pues bien, para mí este proyecto es algo así como una terapia personal.

Tomando como base todos estos sentimientos, intento crear atmósferas en las que intervienen objetos que no dejan ver la realidad limpiamente. Plásticos, espejos, cristales, sirven como barrera en la que esconder esa persona que somos en realidad y que lucha constantemente por aflorar a la superficie.

© África Paredes Martínez del Peral